Trabajo metodológico (mayormente)

Metodología, teoría, diarios de campo, estadística y algo de la transcripción

Esta nueva entrada corresponde a los últimos días de agosto, que fueron casi los últimos en los que pude estar casi al 100% en la tesis y en el aprendizaje de estadística. Y, antes de comenzar la entrada propiamente dicha, ¡una novedad del blog! ¡Ya hay comentarios en cada entrada! Aparecerá un botoncito para poder verlos y cargar Disqus, que permite dejar comentarios en la entrada sin mayor problema (previa moderación) la primera vez que escribáis algo. Ya no tendré que hacer la ñapa de poner el enlace al Twitter, más cómodo todo.

Estos últimos días han sido interesantes a nivel metodológico. Lo primero, el comienzo del libro “Entrevistas Cualitativas” de Valles está siendo un antes y un después en como organizo las entrevistas. Las anteriores guías de entrevistas que había consultado antes (la de Kvale sobre todo) han tenido su utilidad, pero no encajaban con mi forma natural de trabajar. En cambio esta lectura, que ya de por sí es más avanzada que la de Kvale y mis otras referencias, está sirviendo para darle una vuelta a mi investigación de campo. Me he dado cuenta de que me faltaba bagaje a la hora de realizar las entrevistas. No ya únicamente la falta de experiencia, sino también aparataje metodológico y algo de falta de organización. Algo que voy a resolver en las próximas semanas. Al final ha venido bien este parón del trabajo de campo de la tesis. Con suerte, volveré para noviembre a realizar más entrevistas, una vez transcriba y pase a limpio las cinco entrevistas de este verano. Ya hacen 12 entrevistas y empiezan a verse patrones entre los discursos de los entrevistados. Creo que estoy cerca de poder parar de hacer entrevistas a trabajadores “generales” y de ahí ponerme ya a escribir. Creo que de estas entrevistas pueden salir dos artículos como mínimo, tal vez alguno más si hago un par de entrevistas centradas en aspectos más concretos (como complemento).

Luego, estos días he reorganizado mejor los ficheros de los diarios de campo. Pensando en que a partir de ahora se irán publicando (nota, tengo que ponerme a redactar los diarios antiguos para la publicación de esta semana), lo he juntado todo en un mismo fichero en formato Markdown, usando diferentes notaciones para definir cada proyecto. Cada entrada del diario está puesta como título 2 (##), adjuntando fecha, título descriptivo de la entrada, guion y luego el proyecto. Por ejemplo, esta entrada queda identificada así: “## 31/08/2020 Trabajo teórico, diarios de campo y experimentos de transcripción - Proyecto entrevistas"1. Las diferentes marcas quedarán indicadas al comienzo del diario.

Luego, sigo enfangado con el aprendizaje de R, que está costando bastante más de lo que pensaba. No solo es la parte estadística teórica (que también), sino que a la hora de redactar los resúmenes que estoy haciendo a modo de “informe” del aprendizaje, para usarlo como consulta posterior. Me estoy dando de cabezazos y aprendiendo a las malas. No solo porque la documentación de RMarkdown y de Bookdown (los sistemas de escritura y de generación de informes de R) dejan muchísimo que desear a nivel de mirar errores, sino que el compilador de R informa de lo que le sale de las narices y la mayoría de veces que acabo durante una, dos o tres horas intentando resolver un problema es por una única chorrada que no está indicada en la documentación. Por ejemplo, lo último que ocurrió fue que acabé casi 4 horas peleándome con el sistema porque ninguna tabla que incluyera los símbolos “[]” o “()” funcionaba de ninguna de las maneras. Entonces, claro, deduje que era problema de esos símbolos y estuve horas viendo como apañarlo. Pues no, era que en la documentación de Bookdown se les olvidó indicar que esos símbolos hay que mostrarlos poniendo un parámetro concreto a la hora de mostrar la tabla. Probablemente acabe escribiendo una serie de entradas sobre escribir artículos usando RMarkdown, que salvo eso me parece un sistema bastante cómodo y los últimos papers que he escrito han sido todos así.

Por último, dimito del intento de hacer un sistema de transcripción automática para los audios de las entrevistas. Lo dejo por imposible por varias razones:

  • Puñeteramente complejos de instalar y que funcionen bien.
  • La variedad de calidad de los audios en una misma entrevista (mi audio lo suele reconocer bien, el del entrevistado ya depende) hacen que el sistema se líe.
  • Acaba saliendo de output únicamente mi voz… y el resultado es bastante irregular. Acabaría trabajando más revisando que transcribiendo.

Probablemente, para este viaje no transcriba la totalidad de cada entrevista, sino que me limite a reflejar los aspectos más importantes dejando notas sobre lo no transcrito a modo de resumen por, si tengo que volver más adelante, poder rescatarlo2. Por lo pronto, me pongo a buscar un (buen) programa para hacer las transcripciones en Linux y si no volveré a Windows sólo para eso, que Listen’n Write para transcribir es maravilloso con su autopausa.


  1. Con este nombre me refiero a la anotación que queda marcada en mi cuaderno, no tiene por qué coincidir siempre con el nombre público que se le de al publicarlo en este blog. ↩︎

  2. Como se puede preveer, no ha ocurrido así y estoy realizando transcripciones completas. Las únicas partes que no estoy transcribiendo son las relacionadas con la privacidad de las personas entrevistadas y que, incluso anonimizando, podrían comprometer la identidad de dichas personas. Sí, hago esto aunque las notas no van a hacerse públicas nunca, pero más vale prevenir que curar. ↩︎


Ver también

comments powered by Disqus